Fuimos víctimas del destino ~ Capítulo 20

Fuimos víctimas del destino     
Estaba tan cerca de mí que nuestros labios casi se rosaban, pero Johnny se alejó de repente. Mi corazón se había paralizado.
_ No puedo – dijo parándose frente a mí y agarrando nuevamente su copa. Mi corazón se detuvo y un sentimiento de angustia surgió en mi pecho. Tenía razón, no sabía cómo había aceptado estar allí con él, estaba mal. No era el tipo de hombre para mí, él se merecía a alguien mejor. Quién era yo?
_ Tienes razón, será mejor que me vaya – dije levantándome rápidamente y tomando mi abrigo
_ No, no entiendes – dijo tomando de mi brazo y acorralándome contra la pared. Sus brazos ahora se encontraban alrededor de mí, pero aún sin tocarme.
_ Entiendo perfectamente, no soy nadie para ti – dije con lágrimas en los ojos.
_ No! – dijo con un tono severo, acercando su cara nuevamente a la mía. – No te imaginas…
_ No te entiendo, Johnny. Sólo dilo! – dije confundida
_ Quiero decirte que… que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes imaginar – dijo mirando mis labios, luego miró de frente a mis ojos. Sentía como mi cuerpo se desvanecía frente a sus palabras. Luego una pequeña sonrisa salió de su boca.
_ Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a ti. Deberían torturarme para obligarme a decirlo.
_ Decir qué? – dije en un susurro, nerviosa por la proximidad de su cuerpo contra el mío. Aún confundida.
_ Que quiero hacer el amor contigo. No una sola vez, sino cientos de veces. Pero a ti no te lo diré nunca. Sólo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo. Aquí, toda la vida. – No pude decir más, sólo mirar sus labios mientras pronunciaban las palabras que había querido escuchar decir toda la vida. Johnny tomó de mi cintura y alejando con una de sus manos un mechón de mi cara, me besó.

1 comentario:

  1. Awwwww..... Es posible.....q ternura...... Suertuda ..... Yo sueño con scuchar eso salir de sus lindos labios...... X)

    ResponderEliminar

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)