Fuimos víctimas del destino ~ Capítulo 4

Fuimos víctimas del destino 
_ Hola Johnny - dijo Ivonne saludándolo, como si... ¿lo conociera?. Johnny le dió un fuerte abrazo y yo quedé pasmada. Luego posó sus ojos nuevamente en mí.
_ Johnny, te presento a una amiga... vino por un tiempo.
Sentía como mi corazón ardía, mis piernas se aflojaban y todo el alcohol que tenía en la sangre se volvía en mi contra. Johnny se acercó a mí y conduciendo una de sus manos hacia mi cintura me saludó. Mis piernas, mi estómago, absolutamente todo se movió al sentir su mano rozándome.
Bajé mi mirada para dirigirme a mi amiga, Ivonne. Ella se dió cuenta de que no entendía nada, y con un movimiento de labios me dijo "luego te lo explico". Johnny le susurró algo a uno de sus hombres y luego volvió hacia nosotras.
_ Quieren tomar algo con Vanessa y conmigo? - dijo intentando que escucháramos en tanto murmullo del lugar. Mi amiga tomó de mi mano para luego decirle que sí.
Nos dirigimos hacia la mesa donde Vanessa, su pareja, se encontraba esperándolo. Nos miró confundida, pero luego de ver a Johnny pedir un par de tragos nos sonrió.
_ Vanessa, ella es Ivonne y su amiga.. - dijo amistosamente. Ella solo sonrió y pidió a uno de los hombres de negro que tenía parado a su lado unos bocados especiales. Yo no sabía si iba a poder tomar una gota más de alcohol, con todo lo que había pasado en unos cuentos segundos, pero de todas maneras no podía decir que no a la invitación.
Johnny se sentí junto a Vanessa pero frente a mí, y sentó como nuevamente mis piernas comenzaron a temblar. Pude ver como Ivonne comenzó a hablar con Vanessa lo mas naturalmente, y Johnny y yo nos manteníamos callados. Creo que eso me puso más nerviosa aún. No sabía por qué me sentía así, pero lo odiaba.
_ Iré al baño - dije mirando a mi amiga y intentando parecer lo más relajada posible. Ivonne solo asintió y siguió hablando con Vanessa. Pude sentir como Johnny me seguía con la mirada y no pude evitar al levantarme mirarlo por un segundo a los ojos. Eso hombre realmente me movía la cabeza. Y no quería eso. No podía ser cierto ni un solo minuto. Por supuesto, no fui al baño. Pero sí me dirigí a la barra principal donde había varios asientos vacíos. Me senté y intenté relajarme, escuchando la buena música que pasaban en el lugar y mirando a la gente bailar. No sé cuántos minutos habrían pasado, pero sentó como nuevamente mi mundo comenzaba a girar...
_ Puedo sentarme aquí contigo? La verdad que no estaba tan divertida la charla de Ivonne con Vanessa... - dijo sonriéndome y con sus ojos clavados en mí.
_ Claro - dije con apenas un hilo de voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)