Mi profesor ~ Capítulo 51

Mi profesor 
_ Romina, yo lo último que quiero es hacerte daño – murmuró la muchacha.
_ Me quitaste lo único que tenía – respondió Romina – Espero que seas feliz – agregó pero, en el mismo instante en que ella dio vuelta para dirigirse a la salida, escuchó su voz en cada rincón del salón “Soy mas inteligente de lo que crees y, si inventé esa enfermedad fue solo para a Rose de Johnny y, sabes qué? Ya lo conseguí. Mas pronto de lo que te imaginas seré la señora Depp así que puedes venir a recoger tu estúpida corona y llevársela a Rose que seguramente morirá de la pena cuando le envíe la invitación de mi boda. Adiós”….los murmullos se mezclaban con la respiración agitada de Romina que logró distinguir a Diana en el escenario con una sonrisa burlona en los labios. Quiso dirigirse para golpearla y así descargar toda la ira que llevaba dentro pero de un momento a otro sintió como una bofetada la dejaba aturdida, era Marta que indignada había optado por darle de esa manera su merecido. Romina dio vuelta a ella pero, sin querer, sus ojos se encontraron con los de Johnny, unos ojos fríos…
_ Cómo fuiste capaz? – cuestionó él. Aquello fue suficiente para la mujer, salió huyendo en medio de las pifiadas de las chicas del internado que conocían la historia y de la lluvia de servilletas sucias que las parejas de ellas habían terminado de usar.
_ Por qué hiciste eso? – le preguntó Emma que había corrido hacia Diana.
_ No puedo ser siempre la mala de la historia, no? – respondió – Además, fue genial ver el rostro de Rose cuando Romina llegó y las lágrimas de esta al irse – añadió riendo.
_ Silencio – decía el director frente al micrófono luego de que ambas alumnas habías descendido del escenario – Calmémonos todos, por favor – añadió tratando de silenciar los comentarios – Estamos aquí para celebrar el final de los años de convivencia entre…
_ Cállate! – gritó una anciana apareciendo en tras él justo en el momento en que la gente creía que no podía haber mas sorpresas – Distinguido público – empezó a decir ella arrebatándole el micrófono al sumiso director – quiero pedirles disculpas por esta interrupción. Quien les habla es la dueña del internado en el que cada una de sus hijas ha venido desarrollándose durante estos años. Me mantuve en el anonimato hasta el día de hoy en que veo obligatorio de mi parte el llevar hasta las últimas consecuencias un muy penoso asunto. Acaban de llegar a mis manos los documentos en los que se prueban los fraudes y malos manejos que el director ha hecho durante este tiempo en la administración…
_ Eso es falso! – interrumpió el director – No es cierto, mi reputación es…
_ No tiene caso que sigas fingiendo – indicó entregándole los documentos que llevaba en la mano – Aquí están las pruebas para que te quedes en la cárcel por los años que te quedan!
_ Qué…- exclamó cuando dos policías llegaron para tomarlo por los brazos – Suéltenme! Suéltenme! Aquí hay una equivocación, suéltenme! – gritó antes de sacarlo en medio de los aplausos de las chicas que veían como se alejaba el hombre que tanto las había atormentado durante ese tiempo.
_ Espero que disculpen este penoso incidente y si ustedes me lo permiten, quisiera dar inicio a la entrega de diplomas – dijo la anciana obteniendo como respuesta el aplauso de los padres que, a pesar de su desconcierto, prefirieron continuar con las festividades para no terminar por opacar del todo la graduación de sus hijas – Durante muchos años nos hemos enorgullecido de entregar a la sociedad señoritas con una excelente preparación académica pero, nuestro verdadero orgullo son las amistades que nacen generación tras generación. La educación y la amistad son dos poderosas armas que les permitirán enfrentar la vida y quiero felicitar a cada una de ellas porque sé que saldrán adelante y…profesor Depp – lo llamó a lo que Johnny acudió – me ayuda con la entrega de los diplomas?
_ Por supuesto – respondió él subiendo al escenario para tomarlos – Marta Capdevila – llamó él iniciando de manera oficial la entrega a las chicas que subían emocionadas para recibir aquel cartón que era el símbolo del fin para la época mas feliz de sus vidas.

1 comentario:

  1. Aaaaaah! Morí! Jajaja. GRACIAS! Amé con todo mi corazón este capítulo, y a Diana también x)
    -Vane

    ResponderEliminar

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)