El día que todo cambió ~ Capítulo 2

El día que todo cambió 
De repente no escuché nada más. Las voces que hasta hace un segundo habían resonado a mi alrededor sólo las distinguía como un susurro lejano. Mis ojos no podían apartarse del hombre que se encontraba tan sólo a unos pocos pasos de distancia de donde yo me encontraba. Observé rápidamente que llevaba puestos unos jeans con dos o tres rasgaduras, una camisa con líneas ubicadas de manera vertical y un pequeño chaleco sin mangas que remarcaba todo su torso. Traía todo su pelo alborotado, tirado dispersamente hacia atrás, el que se había acomodado como si fuera un tic cada vez que algún reportero se acercaba a hacerle algún tipo de pregunta.
Pasados unos segundos noté cómo mi corazón había silenciado, no pude llegar a divisar en un principio por qué había pasado, hasta que pude caer en la cuenta. Me había perdido en sus ojos color café que me observaban a lo lejos, como si me conocieran de toda la vida. No pude emitir palabra, sólo un pequeño sollozo al ver cómo mi corazón había comenzado a brincar fuertemente dentro de mí. Noté cómo mi amiga me empujaba por detrás y me susurraba que lo saludara, pero sin saber por qué no pude hacerlo. Ví como sus ojos aún recorrían los míos, para luego asomar una leve sonrisa. Mis piernas habían comenzado a temblar, y en un descanso de abrir y cerrar los ojos ya había subido a uno de los automóviles que esperaban por él.
Al ver cómo el coche se marchaba con él la realidad golpeó fuerte contra mí.
_ ¿Qué te ha pasado? Te ha hasta quedado mirando y no has hecho ni dicho nada! - exclamó mi amiga en todo de reproche.
_ No me culpes, es que simplemente, no lo sé, no he podido.
_ ¿Que no has qué? ¿Acaso te volviste loca o algo por el estilo? Sí que este hombre te deja mal.
No pude responder más, tenía demasiadas sensaciones dentro de mí. El tiempo se había detenido en el momento que posó sus ojos sobres los míos; pero no por eso el mundo iba a dejar de girar, por más de que yo así lo hubiera querido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)