Fuimos víctimas del destino ~ Capítulo 22

Fuimos víctimas del destino   
Al día siguiente me levanté con la luz del sol. Aún no podía creer lo sucedido. Johnny no se encontraba acostado a mi lado, si no sentado frente a mí a un costado, acariciando mi pelo.
_ Buenos días preciosa – dijo dulcemente – Cómo has dormido?
_ Buenos días – dije, aún sin poderlo creer – Nada mal, aunque creo que necesitaré más horas de sueño – dije sonriendo tímidamente – Y tú?
_ No tienes ni idea – dijo tirando su pelo hacia atrás, nervioso, igual que yo. Reí por su tono de voz y luego prosiguió – Quieres desayunar algo? Luego tendremos que irnos, Vanessa ha llamado varias veces a mi móvil.
Su cara se transformó, al igual que la mía. Mis ojos se cerraron de repente, como queriendo cambiar la realidad. Al abrirnos, Johnny estaba allí, mirando hacia un costado, con ojos afligidos. 
_ Será mejor que me vaya – dije levantándome de la cama.
_ No – dijo Johnny rápidamente y tomando una de mis muñecas – Solo… dame un poco de tiempo, hoy por la noche hablaré con ella – dijo mirándome fijo – Te quiero, desde la primera ves que te vi, Sam. No dejaré que te vayas. Ya no hay nada que me ate a Vanessa desde hace mucho tiempo…
_ Johnny, yo…
_ Te quiero – dijo tomando mi cintura
_ Yo también te quiero – dije totalmente convencida – Más de lo que nunca pensé.
Johnny me besó, sellando la esperanza de estar juntos. Desayunamos y juntos volvimos hacia el departamento donde se suponía que Johnny y Ivonne estarían. Supuestamente yo me había ido a visitar a unos familiares y Johnny había salido a una reunión de amigos, para luego pasarme a buscar hoy por la mañana, así que volveríamos a su departamento para hacer una pequeña reunión juntos, así lo propuso Vanessa. Aún sin estar de acuerdo, después de lo sucedido anoche, acepté, solo porque Johnny insistió en que necesitaba tenerme allí, más que nunca. No pude decirle que no, esta ves estaba perdida.

1 comentario:

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)