Amor sin edad ~ Capítulo 17

Amor sin edad 
_ Bueno, me voy – dijo Lily Rose – Pero te gusta y eso no lo puedes negar – agregó ella guiñándole un ojo antes de salir. Ivette odiaba que le insistieran con las cosas, sobretodo Lily Rose que ya sabía que detestaba eso, sobretodo odiaba que…le insistieran sobre algo que era cierto pero que ella misma se negaba a reconocer.
_ Tampoco puedes dormir? – le preguntó Johnny a Ivette. Eran ya cerca de las 3 de la madrugada, Ivette había permanecido despierta desde que habló con Lily Rose pues la conversación la había confundido más de lo que ya estaba. Bajó sin una bata, simplemente con ese corto vestido blanco que tomaba por pijama, bajó así pensando que no encontraría a alguien en la cocina bebiendo un jugo, mucho menos a esa hora.
_ No sabía que estabas aquí – dijo Ivette avergonzada pues el vestido no era exactamente el correcto como para una conversación con el padre de su amiga.
_ Yo tampoco sabía que bajarías vestida así – dijo Johnny sonriendo tiernamente. Ivette no tomó importancia a sus palabras y se dirigió a la refrigeradora, tomó una botella del jugo que bebía Johnny y estaba dispuesta a salir de la cocina con tal de evitar una incómoda conversación con él pero la pregunta de Johnny la detuvo.
_ Estas huyendo de mí? – preguntó él.
_ Por qué debería de hacer eso? – preguntó Ivette sin voltear a ver a Johnny que tenía la mirada sobre ella.
_ No lo sé – dijo él parándose – Quizás porque tienes insomnio al igual que yo, podríamos quedarnos aquí pero prefieres salir corriendo – dijo Johnny parándose justo al lado de Ivette, tan cerca de ella que la piel de ambos rozaban provocando un par de sensaciones en ambos.
_ Pues me acaba de dar sueño, creo que el del insomnio es usted – dijo Ivette separándose sutilmente de Johnny.
_ Ahora me hablas de usted? – preguntó sarcásticamente Johnny al notar que Ivette daba un par de pasos, ya entrando al comedor de la casa – No sé a que estas jugando – agregó Johnny deteniendo una vez mas a Ivette.
_ Jugando? Ahora te comprendo menos que nunca – dijo Ivette dejando la botella de jugo que llevaba en la mano sobre la mesa.
_ Claro que comprendes – dijo Johnny – Has estado observándome durante todos estos días, como provocándome – agregó él tímidamente.
_ Qué? – preguntó Ivette sorprendida – Perdóname por eso pero creo que confundiste las cosas – dijo ella.
_ A sí? Confundir? También he tenido tu edad, sé muy bien lo que tratabas de hacer – dijo Johnny caminando hacia Ivette.
_ Y qué trataba de hacer según tú? – preguntó Ivette con ironía.
_ Tratabas de incitarme a que hiciera esto – dijo Johnny presionando a Ivette a su pecho a la vez que unía sus labios con los de ella, besándola suavemente y aumentando progresivamente los movimientos en sus labios para saborear los de ella, provocando que las respiraciones de ambos se confundiesen pues no había ni el mínimo de espacio entre los cuerpos que buscaban conocerse mas, utilizando a sus manos para acariciarse suavemente, provocando en ambos sensaciones que quizás podrían no detenerse, afortunadamente la cordura retornó a Johnny – Perdóname – dijo él soltándose, sin dejar que Ivette recobrara la respiración siquiera, él ya había subido rápidamente las escaleras y se había adentrado en su habitación.
_ Está todo bien? – preguntó Luisa apareciendo de pronto – Escuché ruido y creí que…- decía ella e inmediatamente Ivette le contestó nerviosa.
_ So..Solo vine por esto – dijo tomando la botella de jugo – Ahora me voy a dormir – agregó subiendo las escaleras con prisa, sin notar la sonrisa que aparecía en los labios de Luisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)