Amor sin edad ~ Capítulo 24

Amor sin edad 
_ Sí, tienes razón – dijo él. A las pocas horas, los tres ya se encontraban volando, Johnny iba lo mas camuflado posible para evitar que paparazzis o algo por el estilo les arruinaran el vuelo. No fue del todo práctico pues, al bajar del avión en Lima, una masa de gente lo esperaba, las noticias de su viaje corrieron como pólvora. Felizmente Johnny contaba con su incondicional guardaespaldas que no dudó ni un minuto en protegerlo tanto a él como a los muchachos. El salir de Lima a Cuzco, fue lo mismo, un centenar de niños y muchachas que gritaban descontroladas el nombre de “Johnny Depp” esperando una sonrisa de él.
_ Estas molesto? – preguntó Lily Rose pues Johnny no intervenía en la conversación de ellos.
_ No tendría por que – contestó fríamente Johnny.
_ Si es por la gente…-dijo Ivette – Son tus fan’s, no puedes molestarte por el hecho de que quieran estar por lo menos unos segundos a tu lado – dijo ella.
_ No estoy molesto – contestó Johnny – Solo pensaba en algunas cosas – agregó él y nuevamente dirigió su mirada a la ventana, ignorando a los muchachos que se quedaron mirando por un par de segundos pero luego retomaron con lo suyo.
Al llegar a Cuzco, habían cientos de periodistas esperando a que Johnny bajara del avión, al hacerlo, él se acercó un par de segundos a contestar las preguntas que podía escuchar en medio del bullicio, mientras los muchachos corrían al auto, evitando a los periodistas que intentaban saber quien era Ivette.
_ Johnny, qué te trajo al Perú? – preguntó uno de los periodistas.
_ Bueno, creo que hay muchas cosas por ver aquí, muchas cosas que mis hijos deben de conocer – contestó Johnny.
_ Hablas de tus hijos pero, y la señorita que los acompaña quién es? – preguntó otra.
_ Es una amiga de mi hija – contestó Johnny empezando a caminar pues ya sabía que las preguntas tomaban otro rumbo.
_ Terminaste tu relación con Sabrina? – preguntó otro.
_ Gracias – contestó Johnny sonriendo – Hasta luego – agregó subiendo rápidamente al auto donde estaban los tres esperándolo.
_ Creí que no eras tan conocido aquí – dijo Jack palmeando la espalda de su padre.
Al salir del Aeropuerto, se percataron con que detrás de ellos venía una contingencia de periodistas, unos corriendo, otros en auto y los mas audaces, en motos; el chofer de Johnny no tuvo otra opción mas que ingresar por la parte posterior del Hotel “Libertador”. A su llegada, todos corrieron como si fuera el mismísimo Rey de España, la mejor habitación ya estaba reservada para él y los chicos.
_ Creí que nunca llegaríamos! – exclamó Lily Rose tirándose sobre la cama exhausta por el viaje.
_ Me bañaré y luego a descansar! – agregó Jack soltando su mochila en la habitación.
_ Bueno, yo prefiero salir – dijo Ivette dejando sus cosas – Quiero ver el paisaje, han visto el cielo? Es hermoso! – dijo ella entusiasta.
_ Sabes que hay miles de periodistas intentando saber quien eres verdad? – preguntó Johnny entrando en la habitación.
_ Eso no importa – contestó Ivette – No pretenderás que este encerrada la semana que permaneceremos aquí – agregó ella sarcásticamente.
_ Si sales, hazlo con nosotros – dijo Johnny.
_ Bueno, entonces acompáñame – dijo ella pero Johnny solo la observaba titubeante, no quería rumores ni nada de eso.
_ No se preocupe Señor Depp, está seguro de periodistas aquí dentro – dijo el Gerente del Hotel que estaba parado detrás de él.
_ Está bien, vamos – dijo Johnny.
El hotel Libertador era el mas hermoso y extenso en el Cuzco así que mientras Ivette miraba entusiaste cada detalle del lugar, Johnny volteaba cada diez segundos para percatarse de que no hubiera una cámara cerca…
_ Ya cálmate! – le dijo Ivette tomando su mano – Dijeron que es seguro, aprende a confiar – agregó ella sonriendo. Johnny acarició el rostro de ella a la vez que esbozaba una sonrisa en sus labios – Qué sucede? – preguntó Ivette.
_ Creo que es mucha tentación el que estemos a solas – dijo Johnny acercándose a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)