Amor sin edad ~ Capítulo 5

Amor sin edad 
_ Ahora le reclamará – empezó a decir Lily Rose – Luego mi padre tratará de abrazarla y ella se apartará – explicaba Lily Rose la escena sin siquiera verla, al parecer ya estaba acostumbrada – Ahora mi padre se dará media vuelta y ella correrá hacia él – decía Lily Rose – Y para cerrar con broche de oro, se besarán – finalizó ella.
_ Me sorprendes, eres muy buena narradora – dijo Ivette riendo.
_ Muchas gracias, la práctica de cada día me ayuda – contestó Lily Rose.
_ Ahora sí – dijo Johnny subiendo al auto – Nadie habla, quiero un regreso a casa calmado y normal, como cualquier familia – agregó él encendiendo el auto.
_ Pero ella no es de la familia – murmuró Lily Rose fastidiada. Nadie hizo caso al comentario, quizás para evitar otro mal momento. El camino fue silencioso tal y como Johnny lo había pedido, aunque las miradas de incomodidad no faltaron como era de esperarse.
_ Suban a su habitación, ya hablaré con cada una – dijo Johnny entrando a la casa mientras tomaba el saco de Sabrina para colocarlo en el perchero.
_ Te quedarás a dormir? – le preguntó Lily Rose a Sabrina.
_ Y eso, es importante para ti? – le contestó ella mientras Ivette y Johnny solo hacían de espectadores.
_ Pregunto por que, si te quedas a dormir, Ivette pasa a mi cuarto y tú te vas al de huéspedes – dijo Lily Rose.
_ No necesito la cama de huéspedes, con la de tu padre me basta – contestó Sabrina luego de plasmar un beso fingido en los labios de Johnny quien trataba de entender el juego entre su novia y su hija.
_ Pero sería muy incómodo para ti – dijo Ivette – Mejor quédate en el de huéspedes, yo me voy con Lily Rose – decía Ivette – Buenas Noches – dijeron en unísono Ivette y Lily Rose sin esperar a que ella conteste pues subieron corriendo inmediatamente.
_ Le preparo la habitación? – hizo una pausa Luisa para tomar aire pues le era imposible el que aquel fastidioso nombre brotara de sus labios – Srta. Sabrina? – preguntó ella.
_ Quieres que me quede amor? – preguntó cariñosamente a Johnny.
_ Creo que no sería adecuado – contestó él sin notar la sonrisa en Luisa – Además tengo que conversar con las niñas – agregó él colocando las manos en la cintura de su novia en su afán de no molestarla.
_ Bueno, entonces es mejor que me vaya. Nuestra cena queda pendiente – dijo ella tomando su saco – Ah! Y por si acaso – hizo una pausa mientras abría la puerta de la casa – Ninguna de las dos es niña, así que ten cuidado, mi amor – dijo ella cerrando la puerta dejando a Johnny confundido por sus palabras.
_ Entendiste lo que quiso decir? – le preguntó Johnny a Luisa.
_ Debería señor? – preguntó ella tratando de ocultar su risa.
_ Si no te conociera todo este tiempo, pensaría que estas feliz porque se fue – dijo Johnny acariciando los cabellos blancos de Luisa antes de subir las escaleras – Ahora, a conversar con las niñitas – agregó él con ironía mientras daba los primeros pasos en aquellos escalones que lo llevarían a la habitación donde Lily Rose esperaba junto a Ivette la famosa conversación con su padre.
_ Que sea la última vez que salen sin mi autorización – dijo Johnny entrando súbitamente a la habitación.
_ Eso es todo? – preguntó sarcásticamente Ivette.
_ Claro que no – dijo Johnny en tono serio – Lily Rose jamás me había desobedecido, oíste Ivette? No quiero pensar que esto se debe a tu llegada – dijo Johnny cruzando sus brazos para darle un tono mas serio al momento.
_ Crees que es mi culpa entonces? – preguntó Ivette sin dejar que Johnny contestara – Crees que soy mala influencia para Lily Rose? – preguntó ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)