Amor sin edad ~ Capítulo 30

Amor sin edad 
_ Que no conocen la palabra privacidad? – se quejó Johnny fastidiado pues habían roto sin querer el momento.
_ Contesta – le dijo Ivette – Seguro es tu noviecita francesa – agregó con ironía.
_ Creo que después de esto, el compromiso quedó en el olvido – dijo Johnny sonriendo, y tal como se lo pidió Ivette, Johnny se inclinó hacia el teléfono, confirmando la teoría de Ivette, se trataba de Sabrina, estaba totalmente histérica, Johnny solo se limitaba a escucharla tratando de no estallar – Sabrina, es mejor que hablemos cuando regrese – fue lo único que le dijo Johnny antes de colgar el teléfono.
_ Qué pasó? – preguntó Ivette curiosa.
_ Lo único que entendí en medio de todos sus gritos fue: niña engreída; creo que hablaba de ti – dijo Johnny volteando a mirar a Ivette que lo observaba incómoda ante el apelativo de “niña”.
_ Claro – dijo Ivette esbozando una sonrisa en sus labios – Acabas de hacer el amor con un niña, eso te convierte en pedófilo – agregó guiñando un ojo.
_ No te gusta perder verdad? – preguntó Johnny a lo que Ivette negó moviendo la cabeza, Johnny sonrió y se abalanzó sobre ella para abrazarla una vez mas.
_ En cualquier momento regresarán Lily Rose junto a Jack – dijo Ivette sobresaltada soltándose de Johnny.
_ Y qué con eso? – preguntó Johnny confundido.
_ Que nosotros debimos de haber llegado a Machu Picchu y nunca lo hicimos, debimos de haber estado en el tren y tampoco llegamos a estarlo – decía Ivette nerviosa.
_ Te calmaría el que vayamos al comedor y pidamos algo, así creen que nos peleamos y tuvimos que regresar por ese motivo y, que nos encontramos allí tratando de solucionar las cosas? – preguntó Johnny.
_ Que bueno eres para mentir – le dijo Ivette sonriendo. Al cabo de unos minutos bajaron al comedor, tal como había ideado Johnny hacía unos instantes, pidieron algo de comer y al rato aparecieron los hijos de Johnny, la preocupación la llevaban latente en el rostro…
_ Pensé que les había ocurrido algo! – regañó Lily Rose a Johnny acercándose a la mesa.
_ Para nada – dijo Johnny sin tomar importancia a la vez que cortaba la carne del plato – Tuvimos una discusión – empezó a explicar – A tu amiga no le gustó nada la idea del que nos dejarán a solos – agregó él haciendo que tanto Jack como Lily Rose voltearan a ver a Ivette esperando a que ella continuara el relato.
_ Me fastidió tanto! – se quejó Ivette – Así que tomé el primer tren de regreso, Johnny subió conmigo – dijo ella.
_ Eso fue hace dos horas – dijo Jack sacando cuentas – Qué han hecho durante todo ese tiempo? – preguntó él mirando fijamente a Ivette y a Johnny.
_ Tratar de arreglar las cosas – contestó Johnny con naturalidad – Como verás, ahora todo está en paz – dijo él sonriendo a la vez que miraba a Ivette.
_ Sí, ya veo – dijo Jack. En realidad, ni Jack ni Lily Rose se habían creído la pésima historia inventada pero, prefirieron seguirles el juego para no incomodarlos. Durante el viaje de regreso de los hermanos, Lily Rose logró arrebatarle ideas a Jack en las que él estaría de acuerdo en caso se presentara una nueva relación para Johnny, que estaría de acuerdo de que fuera Ivette pues prefería alguien conocido que por conocer.
La semana transcurrió rápidamente y para la nueva pareja era un suplicio el no poder darse un beso ni regalarse una caricia pues, desde aquel encuentro, ni Lily Rose ni Jack se habían separado de ellos. El día de regreso a Francia, iban en el auto rumbo al aeropuerto, Johnny conversaba con su guardia al igual que Ivette con Lily Rose, al no tener nada que hacer, Jack optó por leer un par de revistas que habían allí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)