Amor sin edad ~ Capítulo 33

Amor sin edad 
_ Cómo te fue? – le preguntó ella acercándose a Johnny que estaba exhausto luego de la discusión con Sabrina.
_ No tan bien – contestó – Pero ahora que estoy contigo me siento mucho mejor – dijo Johnny abrazándola para luego colocar sus tibios labios en la frente de Ivette.
_ Y quiere matarme? – preguntó Ivette.
_ En realidad – dijo Johnny haciendo una pausa para suspirar – Quiere matarnos a los dos – agregó sonriendo – Un beso antes de morir por favor – dijo Johnny retomando las bromas que lo caracterizaban pero, justo cuando estaban por saborear sus labios, abrieron la puerta de la habitación..
_ Johnny – era Luisa – Teléfono para ti – dijo extendiendo su brazo para que así Johnny pudiera tomarlo.
_ Te sucede algo? – preguntó Ivette a Luisa al notar su nerviosismo.
_ Es tu padre – susurró Luisa. Al instante, como si se tratara de una mala noticia, tanto Ivette como Luisa voltearon su mirada a Johnny, quien continuaba hablando por teléfono observando a la ventana, así evitaba que notaran su expresión en el rostro, la misma expresión que se había apoderado de él hacía unos minutos cuando había discutido con Sabrina.
_ Déjenme a solas por favor – les dijo Johnny tapando el teléfono para que el padre de Ivette no escuchara la orden. Ambas asintieron y salieron de la habitación, con un gran cúmulo de dudas y confusiones en la cabeza.
_ Qué crees que Johnny esté hablando con…-le iba a preguntar Ivette a Luisa pero ella no la dejó terminar.
_ Lo que esté hablando, Johnny te lo dirá después – dijo Luisa colocando su mano sobre la de Ivette – Ahora ve a tu habitación y descanza, han llegado muy cansados del viajecito – agregó Luisa sonriendo en su afán de calmar a Ivette. Ella se fue a su habitación tal como se lo había aconsejado Luisa pero, le era imposible descansar pues la llamada de su padre había terminado de entorpecer el día, en ese momento, la puerta se abrió, era Johnny, la mirada en él estaba invadida por la tristeza…
_ Tu padre llegará mañana – dijo Johnny con un tono de voz pausado, como si le doliera el hablar.
_ Y para qué? – preguntó Ivette confundida, quizás negándose a ver la realidad.
_ Te lleva a Italia con él – dijo Johnny e inmediatamente agachó la mirada – Es mejor que no desempaques, creo que solo llegara para – hizo una pausa para tomar aliento – para llevarte – levantó la mirada hacia Ivette – No se quedarán. Bueno, voy a servirme un trago, con permiso – dijo él volviendo su mirada a la perilla de la puerta para girarla y salir lo mas rápido posible de aquella habitación, así se evitaría verse reflejado en los ojos de Ivette.
_ Veo que no te importa – alcanzó a decir Ivette antes de que Johnny llegase abrir la puerta – Debo creer que todo fue un juego entonces – aquellas palabras hicieron que Johnny volteara su mirada a Ivette.
_ No puede creer que digas eso – dijo él acercándose – Terminé con Sabrina por ti, tendré que enfrentarme a un centenar de periodistas estúpidos por ti…
_ Te enfrentas a todos menos a mi padre – lo interrumpió Ivette dejando a Johnny totalmente callado, es que, en realidad Ivette tenía razón.
_ Pero qué quieres que le diga? – preguntó Johnny cayendo exhausto sobre la cama de Ivette.
_ No te preocupes – le dijo Ivette al ver la expresión de cansancio de Johnny – Mejor dejemos las cosas como están, no pienso obligarte a hacer algo que no quieres – decía Ivette mientras Johnny colocando sus manos en su cabeza como si esta le fuera a estallar – Puedes dejarme sola? Tengo que empacar algunas cosas – agregó dirigiéndose al armario de la habitación para terminar de sacar su ropa mientras Johnny trataba de buscar su mirada pero, al no encontrarla, atinó por salir de la habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)