Mi profesor ~ Capítulo 3

Mi profesor 
_ No hay problema – respondió el hombre que siguió con la mirada a la joven cuando esta cruzó la habitación, impaciente. Ambos quedaron en silencio mientras sus ojos buscaban algo que observar en el lugar para evitar mirarse – Está muy gracioso esto – dijo el hombre tomando entre sus manos el dibujo hecho por Rose – Una niña bastante precoz la que dibujo esto – indicó entre risas. Rose, indignada, arrebató el papel de sus manos.
_ A usted qué le importa quien dibujó esto! – exclamó ella furiosa.
_ Mi primer día y ya tengo problemas – respondió él riendo.
_ Si no le gusta entonces por qué mejor no se larga?
_ Qué sucede aquí? – preguntó el director abriendo la puerta de su oficina al escuchar los gritos de la muchacha.
_ Nada – contestó Rose en el mismo momento en que la mirada del director se cruzó con la del hombre.
_ Para entregar algún sobre no hace falta hablar conmigo, déjelo con la secretaria – dijo el director luego de juzgar las ropas que el hombre llevaba puestas.
_ Perdón por no presentarme – respondió luego de reír – Mi nombre es John Depp, el nuevo profesor de psicología – indicó estrechando la mano con un avergonzado y desconcertado director.
_ Discúlpeme por favor – se excusó – No creí que fuera tan joven – explicó mientras John asentía – Pase por favor – indicó – Y tú, Rose, regresa a tus clases, ya me contaron lo que hiciste hoy – murmuró furioso. Rose asintió empezando a caminar.
_ Al final entré primero – susurró John cuando se cruzó con ella. Rose se detuvo volteando a observarlo a lo que el profesor le regaló una dulce sonrisa pero ella contestó con un desplante. John agachó la mirada y cerró la puerta..
_ Rose! Rose! – gritaba Anna por el pasillo al ver salir a su amiga de la dirección – Tienes que ver esto! – decía sin que Rose lograra entenderla.
_ Qué pasa? – preguntó la muchacha riendo.
_ Tienes que ver la motazo que hay fuera – respondió – Y ni te imaginas el potro que vino en ella – agregó entusiasta. Pocas palabras que hicieron recordar a la muchacha dónde es que había visto a John, aún así siguió a Anna para confirmarse que no se equivocaba. Era cierto, se trataba del hombre en motocicleta que la alejó de la realidad cuando llegaba al internado – Acabo de conocer al hombre perfecto – murmuró ella sentándose sobre la motocicleta en compañía de sus amigas, rememorando cuando lo vieron llegar y caminar de forma tan varonil por los pasillos – Está que se parte – exclamó.
_ Hey! Hey! – exclamó Marta – El iba a la dirección y aquí nuestra amiga se encontraba allí – recordó ella a lo que inmediatamente las miradas se posaron en Rose – Cómo es?
_ Guapísimo no? – intervino Silvia.
_ He visto mejores – respondió Rose – Y es odioso, no entiendo qué de bueno le pueden haber visto – añadió cruzando los brazos.
_ Uy sí! – exclamó Marta en tono burlón – Del odio al amor hay un solo paso, recuerda.
_ Shh! Allí viene – susurró Anna bajándose de forma disimulada de la motocicleta a la vez que nos alejábamos un par de pasos de ella como si no notáramos la presencia del profesor. Caminábamos en forma lenta y silenciosa cuando un grito de Marta hizo que saltáramos del susto.
_Johnny! Eres Johnny, no? – preguntó ella mientras él sonreía con el casco entre sus manos.
_ Sí – contestó él confundido y sin borrar aquel gesto de sus labios.
_ Soy yo, Marta. Somos primos, me recuerdas?
_ Marta, pequeña – exclamó él abrazándola efusivamente – Bueno, ya no tan pequeña – se corrigió riendo con ella mientras Rose evitaba mirar la escena – Cómo has estado?
_ Encerrada aquí – bromeó ella – Y tú? No me digas que serás el nuevo profesor…
_ Así es – respondió.
_ Bueno, aquí tienes a tus alumnas preferidas entonces – señaló mientras Silvia y Anna saludaban de forma nerviosa con una gran sonrisa en los labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)