Mi profesor ~ Capítulo 32

Mi profesor 
_ Lo dices en serio? – preguntó él susurrante acercándose a la muchacha.
_ Sí – respondió Rose – Te amo – añadió. Todo estaba dicho y no había duda alguna de que Johnny no podía perder el tiempo. Sonrió a la vez que abrazaba el rostro de Rose mientras se acercaba a él para besarla una vez mas pero, esta vez fue diferente. No había apuestas ni mucho menos era por agradecimiento. Era solo por el amor que empezaban a confesarse y del que ambos se habían sentido presos desde la primera vez que se vieron en el internado. Al separarse aquella sonrisa no se desvaneció del rostro de ninguno pero era necesario el tomarse de las manos para sentir el calor de sus cuerpos así que, lo hicieron – Desde que te conocí me enamoré de ti – decía Rose mientras Johnny besaba su mano – Aunque decía que me chocabas – agregó sonriendo.
_ Te chocaba? – rió Johnny.
_ Pues sí – respondió Rose – Me la pasé diciendo que eras un payaso, que eras un odioso – agregó riendo al igual que Johnny.
_ Bueno, por lo menos eres intuitiva – bromeó él.
_ Ay no! Luego me di cuenta de que no eras así, me di cuenta de que eres bien lindo – concluyó ella acariciando el rostro del profesor.
_ Conmigo fue distinto – dijo Johnny – Porque desde ese día en que llegué a la oficina del director y te vi con esa carita de enojada y tu dibujo mal hecho…
_ Mal hecho? – cuestionó Rose.
_ Muy mal hecho – enfatizó Johnny riendo – Pues, desde ese momento me enamoré de ti.
_ Así? Y, qué pensaste de mí?
_ Que estabas loca – respondió Johnny mirándola fijamente a lo que ambos rieron.
_ No te imaginas lo feliz que me haces! – exclamó Rose besando cada parte del rostro de Johnny mientras él la abrazaba fuertemente.
_ Hey! Hey! – exclamó Johnny apartándose de ella – Estás de novia con Jorge.
_ Ya se me había olvidado – bromeó Rose – Pero la verdad, yo empecé con Jorge porque pensé que te ibas a casar con Romina pero ya que no te casarás con Romina…
_ Para qué sigues con Jorge? – concluyó Johnny.
_ Exacto! – exclamó ella sin dejar de sonreír – Es que, es a ti a quien amo. Me has hecho cambiar muchísimo, eres muy importante para mí.
_ Y tú eres todo para mí – la interrumpió Johnny besándola – Pero, esta relación será algo complicada.
_ Ay no, Johnny, por favor no empieces – se quejó Rose.
_ Cómo que no? Soy tu profesor.
_ Y qué? – cuestionó Rose – La ley no prohíbe que un maestro se enamore de su alumna.
_ Claro pero mucha gente puede pensar que me esto aprovechando de mi posición para enamorarte – replicó Johnny.
_ Y qué importa lo que piensen los demás? El punto es que tú y yo sabemos la verdad.
_ Bueno – murmuró él – Tienes razón. Entonces, qué le digo al director el lunes? Que estoy enamorado de Rose Polo? Que quiero abrazarla, llenarla de besos y acariciarla?
_ Sí – contestó Rose riendo al igual que él – Pero, te sacarían del trabajo así que…tengo una idea! Que mantengamos esto en secreto mientras yo arreglo las cosas con Jorge – y, como si ella lo hubiera llamado con el pensamiento, el muchacho apareció junto a ellos acompañado de Silvia.
_ Quieres una gaseosa para el calor? – le preguntó él entregándole la botella a Rose pero esta se negó.
_ No gracias. En realidad, voy a regresar al hotel porque ya me dio frío – respondió levantándose – Gracias por todo, Johnny – dijo para luego volverse a Silvia – Me acompañas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)