El amigo de mi hermano ~ Capítulo 12

El amigo de mi hermano 
Aunque por un momento la llegada de Johnny me puso fuera de control, logré disimular y mejor aún, casi ignorarlo, se lo merecía, por lo menos eso sentía yo y estoy segura que cualquier muchacha en mi lugar también, además, la compañía de Daniel hizo que por la larga hora y media que estuvimos juntos borrará totalmente el recuerdo del amigo de Julian.
_ Dónde estabas? – preguntó Julian cuando me vio cruzar la puerta a pesar de que Johnny, quien estaba sentado junto a él, le había comunicado mi salida y a pesar de que oyó el motor del auto de Daniel marcharse de la puerta de la casa.
_ Le pedí a Johnny que…
_ Sí le comuniqué sobre tu aventura – me interrumpió él.
_ Disculpa? Cómo dijiste?
_Sales en compañía de un perfecto desconocido en esta ciudad, definitivamente es una aventura – respondió Johnny con aires de autosuficiencia.
_ Tiene razón – lo apoyó Julian asintiendo mientras observaba a su acompañante.
_ Haber – dije esbozando una sonrisa a la vez que daba un par de pasos hacia ellos – Para empezar, Daniel no es ningún “perfecto desconocido”…
_ Ah! Tiene nombre – murmuró Johnny.
_ Y, no tengo porque darte explicaciones – continué con voz ya mas enérgica – Y mucho menos a ti – le dije a Johnny enfatizando.
_ Estábamos preocupados por ti – se defendió Julian parándose de un solo movimiento al verme dar media vuelta para dirigirme a las escaleras.
_ Sé cuidarme sola, gracias – contesté sin detener el paso a mi habitación.
Luego de aquella pequeña discusión con ambos, no volví a cruzar palabra con Johnny, a Julian se le pasó lo sucedido pero el primero parecía tenerlo presente siempre pues evitó saludarme durante las siguientes dos semanas en que las visitas de Daniel eran cada vez mas frecuentes. Obvié el contarle a mi hermano que se trataba de un antiguo compañero y mucho menos comenté que él ya me había confesado que no estaba libre pues tenía novia, no lo comenté quizás a mi conveniencia pues a pesar de haberle prometido a Silvia y Anna que apartaría de mi mente a Johnny, en el fondo guardaba las esperanzas de que sentía el mínimo de celos al verme en compañía de Daniel.
Una noche libre en la cual ya había hecho planes para salir con Daniel a ver una película en estreno bajaba las escaleras terminando de cerrar mi casaca cuando escuché una risa aguda que me llevó a detenerme en la mitad del camino, era Karen. Terminé de descender aún incrédulo de mi sentido de la audición pero luego de ver la escena en la sala logré confirmarlo. No había duda, era ella, sentada en las piernas de Johnny mientras la mano derecha de él reposaba en una de sus piernas. No me importó el que mi hermano estuviera prácticamente en la misma situación con Rachel pues mis celos no me hacían ver más allá de las piernas de Karen y la mano de Johnny.
_ Vas a salir? – me preguntó Julian avergonzado al verme parada frente a ellos.
_ Sí – contesté fingiendo una sonrisa, saludé de la misma manera a los demás y luego de ello me volví a la puerta donde ya me esperaba Daniel, en ese momento se me ocurrió hacer lo que cualquier mujer madura hubiera realizado en mi lugar. Sin pensarlo dos veces me acerqué a él para besarlo a manera de saludo en medio del silencio que reinaba en la sala. Todos estaban atentos, desconcertados y, en el caso de Johnny, furiosos.

1 comentario:

  1. aaaaaaaaa dios santo samy,akso me qeres matar...?
    dale xfis una mas y no jodemos mas!
    un besiito nenus.
    */Patito/*

    ResponderEliminar

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)