El amigo de mi hermano ~ Capítulo 26

El amigo de mi hermano 
_ A dónde vamos? – pregunté cuando él tomo de mi mano para empezar a caminar dentro del hotel en el cual me sentía una verdadera extraña pues las personas dentro bordeaban los cincuenta años y nos miraban tratando de crucificarnos pues para ellos éramos unos de los tantos chicos que les habían robado el sueño – Johnny, a dónde vamos? – repetí inquieta cuando nos detuvimos frente al ascensor.
_Tú solo cierra los ojos cuando te lo pida – respondió en tono suave. Preferí callar aunque la angustia me calcinaba por dentro – Sabes que hoy cumplimos dos meses de salir juntos? – preguntó mientras el ascensorista nos observaba sonriente – Lo sabías no?
_ Claro – respondí tratando de no dañarlo pero en realidad estaba totalmente perdida en el espacio y tiempo – Ahora sí podrías decirme a…- murmuró cuando el ascensor se detuvo y salimos de él estando ya en el último piso.
_ Cierra los ojos – me interrumpió Johnny sujetando con mas fuerza mi mano pero sin lastimarme. Recordé que había aceptado ello hacía unos instantes así que hice lo que me pidió – Camina, mas despacio – me indicaba.
_ Buenas noches, señor – escuché que dijeron e inmediatamente una puerta se abrió. Luego todo quedó en silencio, solo nuestros pasos alcanzaban a ser oídos.
_ Puedes abrirlos – me susurró Johnny. Con algo de temor los abrí lentamente, encontrándome con una hermosa cena. Champagne, velas, rosas y deliciosos platos en ella – Qué? Cómo es que?
_ También trabajo – contestó Johnny – Probé suerte en una estupidez en la televisión y este es mi primer sueldo – explicó.
_ No debiste gastar todo en esto – murmuré apenada.
_ Si Jack puede gastar dinero comprándole una pulsera a mi novia, por qué yo no puedo gastar mi dinero en hacerla feliz también? – una pregunta tierna y con carga de celos también pero, omití lo último. Aquel gesto de Johnny realmente había terminado por derretirme así que corrí a sus brazos sin control para abrazarlo fuertemente. El hizo exactamente lo mismo.
_ Esa es la habitación? – pregunté al ver una puerta entreabierta. Johnny quedó en silencio, soltándome algo nervioso. Al no obtener respuesta decidí saberlo por mí misma así que caminé hacia al lugar seguida por él. Al abrir la puerta me encontré con que la cama estaba cubierta por pétalos de rosas rojas – Empiezo a creer que tenías todo calculado – murmuré girando hacia Johnny. El sonrió en silencio al igual que yo tomándome de las manos mientras se acercaba a mis labios para besarlos con suavidad. No puse resistencia a ello pues sabía donde es que íbamos a terminar y realmente lo ansiaba desde hace mucho. Necesitaba sentirlo mío, necesitaba confirmarme a mí misma que le pertenecía y necesitaba saber que el resto del mundo se había detenido para ambos. Obtuve la respuesta a esas interrogantes con cada caricia, con cada beso y con cada instante en que logró hacerme sentir mujer bajo aquellas sábanas que fueron el único testigo de tan mágico momento. Mientras tanto, sin siquiera imaginarlo, Julian estaba a punto de enterarse todo. No había tomado importancia en mi ausencia, ni en la de Anna ni en la de Johnny pero aquello se volvió en su búsqueda primordial luego de un corto intercambio de palabras con Alex…
_ Sabes? Eres un excelente hermano – decía el tambaleante y afectado por el alcohol al igual que mi hermano – Yo no sé si podría aceptar esa situación de que mi hermana y…
_ A qué te refieres? – preguntó Julián esperando a que Alex completara su frase luego de un ligero mareo.
_ Confieso que cuando mi padre me contó que había visto aquel beso entre Rose y Johnny me asombré pero veo que has tomado bien la relación, me alegro por ti – exclamó golpeteando la espalda de Julián.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)