La última oportunidad ~ Capítulo 2

La última oportunidad   
Un par de horas después ya entraba por la puerta del departamento mientras las chicas me miraban con una gran sonrisa pero al ver mi cara de descontento se quedaron congeladas…
_ Qué pasó Zita? – me preguntó Mila acercándose a mí.
_ Nada, no pasa nada, solo que como siempre llegué tarde y no logré verlo – dije tirando a un lado mi bufanda para luego tirarme sobre la cama.
_ Ay ya deja eso Ivette, o sea es solo un actor, no lo conocerás nunca, vive la realidad de una vez – me dijo Carla, tratando de quitarme la obsesión deppravada de una vez por todas.
_ Oye tampoco trates así a mi china ok? Qué pasó por qué no lo viste? – me preguntó Karen, ella amaba a Johnny también, un poquito menos que yo pero igual lo adoraba y trataba siempre de darme ánimos y devolverme la sonrisa en momentos como este.
_ Bah! Ya nada, olvidemos esto sí? Ya se me pasará – dije tapándome la cara con una almohada para evitar verlas.
_ Ok. Ok. Pero si quieres verlo solo checa el póster que tienes al costado – me dijo Carla parándose y así lo hice, voltié a ver la misma imagen que me acompañaba desde hacía tres años, cuándo conocería a Johnny Depp? Moría por tenerlo a mi lado, por al menos decirle que durante todo este tiempo he seguido incansablemente cada una de sus películas, que durante todo este tiempo he soñado cada noche que lo encontraba entre un mar de gente y luego lo colocaba entre mis brazos pero, por ahora solo me conformaba con mirarlo preso en ese papel.
_ Ahora mas bien cuéntanos qué pasó con tu trabajo? Naldy nos llamó y nos dijo que lo habías perdido – me dijo Carla regresando de la cocina con una té muy caliente.
_ Ah! Eso, olvidémoslo también, ese hijo de puta, que era mi jefe, me extrañará – dije con mucha tranquilidad y con una gran sonrisa en mis labios.
_ No puedes estar perdiendo cada trabajo solo por ir corriendo tras un auto – dijo Mili algo fastidiada pues este era el tercer trabajo que perdía en un mes y mientras ellas se preocupaban, a mí me importaba muy poco.
_ Pues a mí no importa, así como consigo trabajo también se pueden perder, son como los novios – dije riendo pero ellas me miraban muy serias.
_ Bueno pero este no lo puedes perder. Ni bien colgó Naldy, llamé a Pedro y me dijo que la oferta para que tocaras en el café seguía en pie – dijo Karen saltando de alegría mientras yo la miraba confundida.
_ Pero yo no quiero trabajar con ese tipo – dije mirando el techo para que no notara mi molestia.
_ Pero alguien tiene que ayudar a pagar los gastos de la casa, o crees que Johnny Depp lo hará por ti? – preguntó Carla con los brazos cruzados.
_ Está bien, está bien, pero si me jode una vez mas lo parto en cuatro, queda entendido? – terminé de hablar y me paré directamente al baño para tratar de olvidar que al día siguiente tendría que hablar con aquel tipo con mirada de morbo, y con gotas de sudor siempre presente en su frente. Pasaron los horas y ya me encontraba saliendo del edificio al igual que el sol trataba de disiparse en aquella fría mañana. Caminaba con mi guitarra al hombro y fumando un camel como cada día. Llegué al café y abrí la puerta de un solo golpe para que notara mi descontento y que iba solo por obligación.
_ Luces mas linda de lo normal, llevo esperando a que entres por esa puerta varios minutos – me dijo Pedro acercándose para tomarme de los hombros y darme un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)