La última oportunidad ~ Capítulo 15

La última oportunidad 
El día de mi partida, Coni, Maru, Karen y Mila me acompañaron. Coni me abrazó muy fuerte, como si nunca mas nos fuéramos a ver pero, yo le prometí que sería lo contrario; también hice una promesa mas pero en esta ocasión a Maru, no violaría a Johnny sin su consentimiento, el de Maru claro. Karen y Mila me dieron una carta cada una para que la leyera en el camino, tan solo al verlas a los ojos sabía que aquellas hojas me harían llorar durante un tiempo.
_ Ese es mi vuelo – dije sonriendo para no llorar y me despedí de las chicas tan solo agitando mis manos pero en ese momento…
_ Ivette! – era Carla que llegaba corriendo, yo me detuve de pronto y solté mis cosas para correr a abrazarla – No quiero que te vayas estando peleadas, te extrañaré – me dijo Carla sin soltarme.
_ Y yo extrañaré tus reclamos – dije riendo junto a ella. Luego de aquel momento, me fui. Preferí dormir durante el vuelo mientras escuchaba música, aparte, el tipo con el que iba sentada, provocaba sueño tan solo de verlo. Luego de un par de horas ya estaba bajando a tocar suelo Francés. Miraba a todos lados esperando a que alguien se acerque pues Johnny no me había dicho como sería la persona que me estaría esperando. Miraba y miraba cuando de pronto veo a una niña con un cartel que llevaba mi nombre, me acerqué a ella y…
_ Eres Ivette? La chica de la guitarra? De EE.UU? – me preguntó con una sonrisa muy amigable.
_ Sí, soy Ivette, la de la guitarra pero, soy de Argentina pero, vengo de EE. UU – dije sonriendo también.
_ Entonces eres tú – dijo bajando su cartelito de letras rojas – Mucho gusto, mi nombre es Bárbara, Johnny te está esperando en casa – me dijo dándome la mano. Ambas empezamos a caminar con dirección al auto que nos esperaba afuera. A pesar de conocernos hacia pocos minutos, me transmitía mucha confianza, muy conversadora y siempre sonriendo. Subimos a un auto negro, y quien manejaba era un hombre mayor, de unos setenta aproximadamente pero también muy ameno como Bárbara. Llegamos a una finca, el auto ingresó y cada rincón del lugar era hermoso y completamente verde…
_ Muy puntual, eso me alegra – dijo Johnny abriendo la puerta del auto. Al verlo quedé petrificada. Lucía tan hermoso con aquellos lentes, esa camisa desabrochada en los primeros botones y unos jeans rasgados.
_ Es un lugar hermoso – fue lo único que alcancé a decir.
_ Que bueno que te guste. Ya conoces a Bárbara y a Oscar, ahora ven conmigo para presentarte a mis niños y a su niñera – me dijo empezando a caminar dentro de la casa.
_ y Vanessa? – pregunté confundida pues no la mencionó.
_ Ah…sí claro – dijo desganado – Bárbara, me haces el favor de despertar a Vanessa? – dijo Johnny volteando para mirar a Bárbara y ella asintió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)