La última oportunidad ~ Capítulo 29

La última oportunidad 
_ No creas que no lo noté - me murmuró muy cerca al oído mientras yo me ponía pálida instantáneamente. Tim al notarlo nos apartó con la excusa de abrazar a Vanessa.
Durante toda la noche, Johnny y yo nos mirábamos cómplicemente, mientras Vanessa tenía ganas de asesinarme con la mirada también pero, en realidad, aunque muriera de celos, ella no estaba segura de nada, al parecer solo Tim y Betty Sue que luego de una larga conversación con Johnny antes de la cena, solo atinaba a mirarme y sonreír.
Luego de tres horas, Pao y yo decidimos irnos a descansar y el resto decidió lo mismo pues al poco rato se marcharon, excepto Betty Sue y el padre de Johnny que se quedarían para el año nuevo, el cual vendría tan solo dentro de siete días. Me eché a mi cama dispuesta a dormir pero, el recuerdo de aquel momento con Johnny latía y se me hacía imposible el conciliar el sueño aunque, después de tanto dar vueltas en mi cama, logré sumergirme en mis sueños con una sonrisa en mis labios por tan maravillosa noche con el hombre que amaba. A la mañana, o bueno, un par de horas después salí de mi habitación dispuesta a continuar con las clases de Lily – Rose porque ella pensaba darle una sorpresa a Johnny el día de año nuevo pero…
_ Ivette, que bueno que te despertaste, te presento al Sr. Alain Leroy, será el nuevo profesor de canto de Lily – Rose – me dijo Vanessa señalando a un viejo con cara de pocos amigos y, aunque habló claramente, yo no entendí nada, solo miraba confundida a Vanessa – Qué Johnny no te dijo nada? – me preguntó y yo solo negué con la cabeza – Bueno, mi pequeña se aburrió de la guitarra, ahora prefiere mas bien el canto, no te preocupes, te pagaremos como si hubieras completado el mes – me dijo sonriendo mientras detrás de ella estaban Pao y Bárbara mirándome extrañadas también.
_ Quiero hablar con Johnny – dije empezando a caminar hacia la sala donde comúnmente estaba él pero Vanessa me detuvo.
_ El Sr. Depp no se encuentra, salió temprano, a tomar café cerca, quizás para quitarse el mal sabor de la boca – me dijo Vanessa sonriendo para hacerme sentir mal.
_ Comprendo. Supongo que antes de que naciera Jack, acudía a tomar café todos los días – dije sonriendo también y en ese momento Vanessa levantó su mano para bofetearme una vez mas pero Pao le detuvo la mano. Vanessa estaba roja de la furia.
_ Lárgate de mi casa, ya no tienes nada que hacer aquí – gritó Vanessa y al levantar mi vista a la escalera, solo pude ver a los dos pequeños llorando en silencio por la escena. No quería hacerles mas daño así que sin decir algo, di media vuelta a empacar mis cosas rápidamente para salir presurosa de esa casa a la que nunca debí de haber ido.
_ No te vayas, Johnny no ordenó nada – me dijo Bárbara entrando a mi habitación.
_ Ella tiene razón, Johnny jamás haría eso, nosotras lo conocemos muy bien…- me decía Pao pero la interrumpí.
_ No importa que y qué no. Lo que importa es que me largo, no tengo ya nada que hacer aquí, me despiden de los niños por favor – dije tratando de contener las lágrimas pero Pao me detuvo en la puerta.
_ Johnny jamás te haría eso, tú y yo lo sabemos muy bien – me dijo muy seria. En ese instante comprendí que lo que sucedió aquella noche con él, ya no era un secreto, sino tan solo para los niños de la casa. Yo hice a un lado a Pao y caminé lo mas rápido posible por el pasadizo hasta llegar a la puerta principal donde me esperaba Vanessa con el dinero que dijo me daría. Cuando estaba por abrir la puerta para salir…
_ Qué sucede aquí? – preguntó Betty Sue bajando las escaleras mientras observaba mi maleta en el hombro y a Vanessa con expresión de rabia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)