Mi profesor ~ Capítulo 11

Mi profesor 
_ Rose! Rose! – la llamaba él llegando a la puerta del conductor – Estás bien? Toma mi mano – decía ayudándola a salir – Estás bien?
_ Yo puedo sola – respondió cuando Johnny tomó su mano – Yo puedo sola, no pasó nada – agregó molesta consiga misma.
_ Puedes caminar?
_ Sí, yo puedo sola, gracias – respondió fastidiada empezando a caminar hacia la moto de Johnny. El iba detrás de ella tratando de sujetarla en vano pues la muchacha apartaba su mano una y otra vez – Por tu culpa me estrellé! – se quejó sentándose en la moto – Si no me hubieras seguido no hubiera pasado nada!
_ Por favor Rose, ese auto venía en sentido contrario – se defendió Johnny – Además saliste del internado como loca, lo menos que podía hacer era seguirte.
_ Bueno pues muchas gracias – respondió ella levantándose con la intención de subir al auto para continuar su camino pero lo único que encontró fue el chasis de este destruido. Allí se iban sus esperanzas por llegar al hospital – Ay no – murmuró – el auto era de Peter, me van a matar.
_ Eso es seguro – respondió Johnny entre dientes – Pero no te preocupes por el auto, lo importante es que tú estás bien.
_ No, lo importante es llegar al hospital porque Anna tuvo un accidente.
_ Yo te llevo – se ofreció él inmediatamente.
_ No gracias, yo puedo sola.
_ Rose – exclamó Johnny en tono cansado al ver como su alumna caminaba de regreso al auto para mirar una y otra el auto destruido confirmándose a sí misma que no podía seguir en ese vehículo – Bueno pues yo de todas maneras estoy yendo al hospital – dijo él avanzando en la motocicleta que acababa de encender – Si quieres te llevo.
_ Bueno – contestó ella lidiando con su orgullo – Si está yendo hacia el hospital ..-hizo una pausa en el que suspiró – Mejor voy con usted – concluyó.
_ Muy bien. Toma, ponte el casco – le pidió. Ella accedió y sin perder un segundo se enrumbaron al hospital llegando veinte minutos mas tarde. Rose descendió de la moto y sin esperar a Johnny, que caminaba presuroso tras ella, llegó hasta la recepción para pedir información acerca de Anna…
_ Qué haces aquí? Que no deberías estar en el colegio? – interrumpió el padre de Rose en el mismo instante en que la enfermera estaba por contestarle a la muchacha.
_ Sí pero quería saber como estaba Anna – respondió Rose – Además, no he venido sola – agregó rápidamente cuando Johnny se acercaba – Me acompaña un profesor.
_ El es profesor? – cuestionó el padre al ver el aspecto de Johnny – Ja! – añadió de forma irónica dándole la espalda a ambos mientras el joven esbozaba una sonrisa.
_ Johnny, cómo estás? – era el padre de Marta que también aguardaba alguna noticia en la sala. Se acercó a él para estrechar su mano y golpear su espalda de forma amigable.
_ Lo conoces? – preguntó el padre de Rose extrañado.
_ Claro, es mi sobrino – contestó el señor de noble sonrisa.
_ Me siento avergonzado pero, su aspecto da mucho que pensar – dijo el padre de Rose dirigiéndose a Johnny quien asentía al escucharlo – Además mi hija es experta en inventar historias – agregó avergonzando a Rose que agachó la mirada.
_ No se preocupe – respondió Johnny – Pero, tú qué haces aquí, tío?
_ Anna iba con Orlando – el hermano de Marta – En el auto cuando ocurrió el accidente – explicó alarmando a Rose pues las únicas que tenían conocimiento de que Orlando y Anna salían eran sus amigas del internado – Afortunadamente solo se fracturó un brazo, estará bien. La que se llevó la peor parte fue la muchacha – hizo una pausa al ver como las lágrimas empezaban a brotar por las mejillas de Rose – Los médicos aún no saben con exactitud qué es lo que sucederá con ella – concluyó. Johnny colocó sus manos sobre los hombros de Rose en señal de apoyo, impotente por no poder abrazarla ante la presencia del padre.
_ Estará bien – le susurró.
_ Tú qué sabes – respondió Rose amargamente – Si algo le sucede yo seré la culpable, yo la ayudé a escapar del internado!
_ Sabía que habías sido tú – intervino el padre de Rose – Siempre que ocurre algo así, tú estás detrás - la acusó aumentando el remordimiento en su hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)