Mi profesor ~ Capítulo 7

Mi profesor 
_ Romina – dijo Johnny en tono amargo a la vez que se paraba furioso frente a ella – Sabes que detesto que intentes controlar mi vida, lo odio – exclamó.
_ Está bien, está bien – se disculpó en tono suplicante – Si reacciono así es porque te amo, discúlpame – decía ella abrazándolo al igual que él – Ahora, siéntate porque tengo algo que contarte – indicó entusiasta a lo que Johnny regresó al sofá – Habrá una exposición de pinturas este fin de semana, sé que te gusta así que conseguí una entrada para ti porque soy quien está a cargo de eso pero recuerda que tienes que ir de gala. Si evitas llegar en moto sería mucho mejor…- la mujer hablaba y hablaba sin parar pero, Johnny se encontraba lejos de allí. El recordaba aquel beso que su alumna le había dado de forma tan repentina y que le había resultado tan placentero – Johnny! Johnny! John! – decía Romina cuando notó que él no estaba atento a la conversación – No me estás escuchando.
_ Claro que sí – se defendió abriendo los ojos desmesuradamente.
_ A ver, qué es lo que acabo de decir?
_ Que habrá una exposición y que quieres que te lleve en la moto porque…
_ No! – interrumpió Romina – Eso no es lo que dije. No me estás escuchando Johnny, en qué estás pensando? – cuestionó furiosa.
_ En nada, discúlpame – contestó tomando la mano de su novia para traerla junto a él – Es que es el trabajo pero, prometo poner mas atención en ti. Lo prometo – enfatizó levantando su mano derecha y, con ello robó una sonrisa en la joven que se acurrucó en él. Permanecieron así durante largas horas hasta que llegó la noche donde Johnny no tuvo mas opción que marcharse sabiendo que al día siguiente debía llegar mas temprano de la normal al internado pues habría una ceremonia por inicio de clases ha la que estaba obligado asistir sin saber que sus alumnas tenían ya planeada una jugarreta liderada por Rose que despertó junto con sus amigas antes que los demás para poner en práctica lo que habían ideado antes de dormir. Caminaron en puntillas por los largos pasadizos del edificio para luego llegar hasta el pequeño escenario que habían colocado el día anterior. Las chicas se escabulleron en él y mientras Silvia vigilaba el pasadizo y Anna cuidaba el patio, Marta terminaba de cortar el cable del micrófono a la misma vez que Rose quitaba un par de clavos del escenario con el martillo que habían tomado prestado. No se tardaron mucho así que regresaron a su habitación para cambiar sus pijamas por el uniforme de la escuela. Había transcurrido una hora cuando los padres de familia e invitados empezaron a llegar al igual que los profesores. La coordinadora alineaba a las alumnas en la parte derecha del jardín, a un costado de donde se encontraban las sillas que empezaban a recibir a las personas que eran guiados por los auxiliares. Desde donde se encontraba, Rose podía ver a su padre sentado junto a su prometida, que rápido había olvidado a su madre! Era lo que ella pensaba en medio de la impotencia al ver como aquella mujer tomaba la mano de su progenitor.
_ Rose – murmuró Marta cuando vio que el director y los coordinadores subían al estrado. Rose sonrió en complicidad junto a sus amigas quienes esperaban ansiosas la caída del director que se había acercado ya al micrófono para dar inicio con el programa.
_ Muy buenos días señores padres…– decía él sin ser alcanzado a oír por los desconcertados padres – Qué sucede? – preguntó el director murmurando a la vez que golpeteaban el micrófono.
_ No se escucha – decían en unísono las alumnas. El director las observó algo nervioso y avergonzado mientras golpeteaba el micrófono. Johnny, quien hacía cinco minutos que había llegado, trataba de ocultar su risa. El director pidió las disculpas correspondientes para dar paso a uno de los auxiliares para que arreglara el problema pero justo en el momento en que dio media vuelta, la viga que sostenía su peso cedió haciéndolo caer bajo la plataforma en medio de las risas del alumnado, de los profesores y de las murmuraciones de los padres de familia – Rose Polo y Marta Capdevila! – gritó el director desde donde se encontraba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)