Mi profesor ~ Capítulo 16

Mi profesor 
_ Somos amigas – respondió Rose.
_ Si en realidad fuera tu amiga no hubieras provocado que termine así – señaló el director.
_ Fue un accidente, todos lo saben muy bien – se defendió Rose.
_ Un accidente provocado por tu indisciplina y estúpida rebeldía – replicó el hombre –Ahora, cuando la veas cada día recordarás que está sentada en esa silla – hizo una pausa para enfatizar – por tu culpa – concluyó provocando que las lágrimas inundaran los ojos de la muchacha. En aquel mismo instante Johnny apareció, había escuchado las últimas palabras dichas y aquello era suficiente para salir en defensa de la alumna.
_ Cómo se atreve decirle eso a Rose? – cuestionó.
_ Le recuerdo que yo soy la autoridad en este internado, digo y hago lo que me parece – contestó. En aquel momento Rose aprovechó para huir del patio mientras era seguida por sus amigas.
_ Rose! – trató de detenerla Johnny en vano – Usted no tiene derecho de tratar con esa crueldad a las chicas y sabe perfectamente que Rose no tuvo la culpa – agregó.
_ Si me disculpa, tengo cosas por hacer las cuales sí son importantes – respondió el director dando media vuelta sin siquiera oír respuesta por parte del profesor. Mientras tanto, Marta y Silvia habían alcanzado a Rose hasta su habitación…
_ No te pongas así – le pidió Marta al ver caer a su amiga sobre su cama totalmente desecha – Anna no sabe lo que dice, está muy dolida por lo que le pasó y está buscando a quien echarle la culpa – explicó acariciando el cabello de Rose.
_ Además, fuimos nosotras tres quienes la ayudamos no solo tú, recuérdalo – intervino Silvia – Y nadie la obligó a salir.
_ Pero si no la hubiéramos ayudado nada hubiera pasado – dijo Rose sollozante.
_ Bueno y si mi madre no me odiara yo no estaría aquí –exclamó Marta – Hay cosas que simplemente ocurren y eso fue lo que pasó con Anna.
_ Además, estoy segura de que pronto podrá caminar. El médico le dijo eso a su papá, él me lo contó – indicó Silvia.
_ En serio? – preguntó Rose dándose vuelta para sentarse a la vez que limpiaba sus lágrimas. Silvia asintió.
_ Viste? No tenemos de qué preocuparnos y – Marta hizo una pausa para sonreír de forma pícara – Sabes lo que tienes que hacer ahora mismo? –preguntó mirando fijamente a Rose sin que esta contestara – Agradecerle a mi primito por cómo te defendió – concluyó sin cambiar el gesto en su rostro.
_ Lo haré después – respondió – Ahora tenemos que ir a la clase de tu primito – indicó ella de forma irónica – Vamos! – exclamó sonriendo nuevamente aunque por dentro sentía como cada parte de su corazón se iba destruyendo a causa de la indiferencia y rencor de Anna.
Las chicas salieron del dormitorio con dirección al salón pero al llegar a este se encontraron con que Johnny había dejado una nota escrita en el pizarrón. Las esperaba a todas en una de las aulas abandonadas de la parte trasera del edificio. Cuando las chicas llegaron ya el resto de sus compañeras se encontraban allí…
_ Llegaron las que faltaban – indicó Johnny al verlas entrar – Estamos en medio de un debate – les dijo parado en medio de una habitación cubierta de polvo y adornadas por telarañas – No sabemos de qué color pintar este lugar.
_ Y por qué tenemos que pintarlo? – preguntó Silvia.
_ Porque este será nuestro taller – respondió él – Pero primero necesito que me ayuden a dejarlo como nuevo.
_ Pintémoslo de amarillo! – pidió Diana con la lata de pintura en las manos y agregándole a ello una irresistible sonrisa que sonrojó al profesor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)