Mi profesor ~ Capítulo 19

Mi profesor 
_ Yo! – respondió Rose – Yo me opongo!
_ A qué se refiere señorita? – preguntó el juez ante la mirada cargada de ira del padre de Rose.
_ No le haga caso señor juez, es mi hija en uno de sus estúpidos actos de rebeldía y mala educación – intervino este último nervioso ante las murmuraciones – Cómo te atreves, Rose? – cuestionó el hombre haciendo un ademán de dirigirse hacia ella pero fue detenido por su madre.
_El juez preguntó si había un impedimento y yo contesté – dijo la muchacha sin amedrentarse – No puedo hacer nada para evitarlo pero tengo derecho a dar mi opinión, no?
_ Hazme el favor de retirarte ahora mismo – le ordenó su padre entre dientes. Rose sonrió de forma burlona y luego de ello dio media vuelta, su abuela la siguió hasta el interior de la casa.
_ Me enorgulleces Rose – dijo la anciana con una gran sonrisa – Yo me moría por detener ese matrimonio pero solo tú fuiste valiente.
_ Claro, y ahora mi padre me desheredará – bromeó la muchacha – Pero me di el gusto de hacerle pasar mal rato a esa mujer, sé que solo se casa con él por el dinero.
_ Yo también lo sé. Esperemos a que se de cuenta aunque, ya es demasiado tarde – dijo mientras ambas observaban a través de la ventana como la pareja firmaba su enlace matrimonial en medio de aplausos. La abuela de Rose se vio en la obligación de salir una vez mas al jardín para continuar con aquella falsa sonrisa ante los invitados y la familia de la ya esposa de su hijo mientras que Rose prefirió caminar hasta el jardín interior para detenerse frente a una pequeña fuente a pensar en lo que acababa de hacer…
_ Hola – dijo Johnny deteniéndose junto a ella. La había visto cruzar y pensó en seguirla.
_ Hola – respondió Rose sonriendo.
_ Vi que venías aquí y quería saber cómo te sentías.
_ Pues bien y mal aunque, hice lo que debía, no?
_ Sí – respondió Johnny sonriendo levemente – Pero muchas veces cuando uno hace lo que siente, lastima a los demás.
_ Ya sabía que me ibas a regañar, con palabras bonitas pero es lo mismo – bromeó Rose – Y bueno, la verdad no quiero hablar de eso.
_ Entonces de qué hablamos?
_ Del amor – respondió Rose rápidamente.
_ Buen tema – asintió Johnny con una amplia sonrisa – Estás enamorada de alguien?
_ No, además yo creo que las parejas son por conveniencia. Tienes de ejemplo a la nueva esposa de mi papá.
_ Pensé que no querías hablar de eso – murmuró Johnny a lo que Rose sonrió apenada.
_ Tú estás…enamorado de tu novia? – preguntó ella titubeante. Johnny quedó en silencio para mirar fijamente a la muchacha durante aquel tiempo.
_ Por eso es mi novia, no? – respondió él extrañado con la pregunta pero Rose empezó a menear la cabeza con una sonrisa triunfal.
_ No te creo – se sinceró – No la ves con ojos de amor, eso se nota muy bien.
_ Eso quiere decir que me has estado observando.
_ Las mujeres nos fijamos en esas cosas – respondió Rose.
_ Y en qué otras cosas te has estado fijando? - preguntó Johnny mirando con atención cada parte del rostro de Rose que empezaba a sonrojarse mientras su sonrisa pícara cambiaba por una tierna.
_ Johnny! – dijo Romina a un par de pasos de ellos – Qué estás haciendo? – estaba acompañada de Jorge que llevaba buen tiempo buscando a Rose – Además, a ti te advertí muy claramente que no te acercaras a mi novio o me vas a decir que es otra de tus apuestas? – ironizó dirigiéndose a Rose.
_ No tengo por qué darte explicaciones – contestó la muchacha con una sonrisa burlona ante la reacción tan violenta de la mujer.
_ Por favor Rose, está muy claro que te estás lanzando a mi novio!
_ Romina, estamos en su casa, por favor – murmuró Johnny para que la mujer bajara el tono de su voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)