Mi profesor ~ Capítulo 21

Mi profesor 
_ Primito! – exclamó Marta con una amplia sonrisa a la vez que corría hacia él para abrazarlo fuertemente – Te nos vienes a unir, no?
_ Qué hace él aquí? – cuestionó Rose cuando cruzó mirada con Johnny. El tono de su voz era frío al igual que su mirada – Quién lo llamó?
_ Solo he venido para ayudar – respondió él luego de segundos de silencio tomando la mano de Marta que rodeaba su cintura.
_ Pues aquí no hay ningún herido así que no necesitamos ayuda – replicó Rose cruzando los brazos – Puedes irte por donde llegaste
_ Rose creo que lo mejor es que regresemos, ya han bebido demasiado – murmuró Deziré titubeante.
_ Cómo se van a ir? – exclamó Jorge – Por lo menos déjennos llevarlas de regreso – se ofreció inmediatamente al ver que Rose empezaba a caminar en dirección a la carretera al ser convencida rápidamente por su amiga.
_ Ustedes las llevaran? – cuestionó Johnny alcanzando los pasos de Jorge quien se detuvo fastidiado al escuchar la voz del profesor tan cerca de él. El muchacho metió las manos en su bolsillo mientras lo escuchaba – Ustedes no pueden conducir, han bebido – dijo.
_ Y las vas a llevar a todas en tu moto? Canjearás quien lleva el casco? – ironizó el muchacho con sonrisa irónica.
_ O podrían prestarle el auto y ustedes se quedan aquí – intervino Silvia cubriendo sus labios como si de ella no hubiera salido la idea.
_ Orlando no le dará el auto a..
_ Por mí no hay problema – dijo el joven – Pero que Marta no vaya a tu lado porque mi hermana está algo loca, ya sabes – le indicó entregándole las llaves a Johnny – Y, muchas gracias por llevarlas de regreso – añadió.
_ Nos vamos? – gritó Rose apoyada en el auto. Johnny suspiró cansado y luego de sonreír levemente se despidió de los jóvenes. Jorge observó irritado como Rose se sentaba junto a Johnny en el auto mientras las chicas subían en la parte de atrás.
_ Hey! Por qué dejaste tu moto y, por qué vamos tan callados? –cuestionó Marta luego de interminables minutos transcurridos en silencio – Aunque sea cantemos algo, sí? Canta Johnny! – exclamó ella golpeando el asiento de su primo a lo que Rose rió.
_ Marta, harás que nos estrellemos! – dijo Anna inquieta.
_ Que aburridas son mis amigas! – exclamó Marta retornando a su asiento.
_ De estas cosas sí te ríes, verdad? – dijo Johnny observando a Rose que fingió no entender.
_Ustedes dos terminarán juntos – intervino Marta una vez mas alertando a sus amigas quienes sabían que estaría a punto de pecar de impertinencia producto del licor – A ti te brillan los ojitos cuando la ves – le dijo a Johnny inclinándose hacia él – Y tú sonríes como tonta cuando escuchas su voz aunque digas que no – agregó dirigiéndose a Rose que se sonrojó pero fue muy bien disimulado por la oscuridad en la carretera.
_ Puedes dejar de decir tonterías? – dijo Rose apoyándose en el vidrio de la ventana, tratando de ocultar su vergüenza cuando colocó su rostro entre sus manos.
_ Te duele la verdad? – bromeó Marta – Porque al parecer, a Johnny no le importa – agregó riendo pero Rose prefirió no contestar para que de una vez por todas su amiga se quedara en silencio. No pasó mucho tiempo cuando presa del aburrimiento Marta cayó rendida del suelo apoyándose en sus amigas quienes también dormían.
_ Cómo fue que llegaste? – preguntó Rose luego de asegurarse que aparte del profesor, era ella la única despierta – Y no digas que fue pura casualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)