Mi profesor ~ Capítulo 25

Mi profesor 
_ No, claro que no – contestó él desviando la mirada.
_ Mira, Johnny – exclamó Romina enérgicamente sujetando el rostro del hombre – Tú jamás has sabido mentir.
_ No se trata de ella sino de nosotros – se defendió – No quiero seguir engañándote y la verdad, ni siquiera sé si estoy o no enamorado de ti.
_ No me puedes hacer esto! No puedes! He invertido mucho tiempo en nuestra relación!
_ Y justamente para que no continúes perdiendo el tiempo, lo mejor es que nos separemos – replicó en tono dulce – Discúlpame – añadió tomando la mano de Romina pero ella, indignada, lo soltó agarrando su bolso para luego salir del restaurante en medio de la mirada de la gente que estaba allí.
Mientras tanto, en el internado, Marta había iniciado la defensa para con su primo en el aula pues una vez mas las chicas habían empezado a fantasear con él a causa de su ausencia en el internado…
_ Jamás había visto a un profesor tan guapo – enfatizó Emma.
_ Pues no te hagas muchas ilusiones – interrumpió Marta colocando una mano en su cintura mientras con la otra se sujetaba de la carpeta de Rose, donde esta última escuchaba atentamente a pesar de permanecer de espaldas – Porque mi primo se casará – dijo ella sin saber el efecto que aquellas palabras habían causado en Rose que por un momento sintió como la presión en el pecho parecía querer explotarle en mil el corazón.
_ Qué? No Marta, no bromees con eso – exclamó Silvia.
_ Jamás bromearía con eso.
_ Que lástima – exclamó Diana con sarcasmo a la vez que dirigía su mirada a Rose que permanecía con la mirada al frente mientras las lágrimas se inundaban en sus ojos.
_ Y, no me digas que se casará con la tal Romina – preguntó Anna.
_ Pues creo que sí – respondió Marta – Ya sabes que en gustos se rompen géneros y en amores, corazones así que, la que tenía alguna ilusión con mi primito mejor que regrese a tierra porque ya se les escapó de las manos – agregó en tono burlón a lo que Diana y Emma sacudieron sus manos en señal de despedida a Rose que se levantó de un solo movimiento a la salida con los ojos llorozos.
_ Hey! Qué le pasó a Rose? – preguntó Deziré extrañada.
_ Pues sintió la indirecta que le dio Marta con eso de la boda – respondió Emma mirándose en complicidad con Emma.
_ Cállate, tú qué sabes! A Rose no le gusta Johnny – la defendió Silvia a lo que sus amigas asintieron.
_ Y mí me quedó muy claro que sí – replicó Diana riendo observando aún a Rose a quien se le podía ver cruzando el patio para terminar apoyándose en una de las paredes del pasadizo. Sabía que algo la había lastimado, sabía qué es lo que le había hecho llorar pero no quería reconocerlo. Solo había una manera de quitarse de la cabeza aquello que empezaba a sentir por alguien platónico así que sin pensarlo dos veces caminó hasta la oficina del director donde, una vez mas, logró persuadir a la anciana secretaria para que le prestara el teléfono con el objetivo de llamar a un familiar, por lo menos esa fue el motivo que ella dio…
_ Aló? Jorge? – preguntó extrañada pues la voz del otro lado del teléfono estaba agitada. Efectivamente era Jorge pero se encontraba en el gym acompañado de sus amigos – Quería darte la respuesta y, es sí – añadió cuando logró reconocer la voz del muchacho.
_ Sí? – exclamó él soltando la toalla que sostenía con la otra mano – Te refieres…te refieres a…estar juntos, verdad? – murmuró con una gran sonrisa en el rostro aún sin lograr creer lo que escuchaba.
_ Así es. Lo he estado pensando y sí quiero ser tu novia – respondió Rose.
_ Es en serio? No estás jugando conmigo, no?
_ Claro que no! – contestó Rose – Y, solo te llamé para eso ahora debo colgar porque no quiero problemas. Cuídate Jorge – se despidió sin esperar respuesta. Sentía que había hecho bien sin embargo, no se sentía complacida y mucho menos feliz.

1 comentario:

  1. Me encanta!!! El que sigue ponto! Siempre le pongo lo leí pero no se marca :/ bueno sólo quería decir que todos los días paso a checar :D

    ResponderEliminar

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)