Mi profesor ~ Capítulo 42

Mi profesor 
_ Está bien – dijo Diana – Pero, antes de irme quiero decirle de que a quien debería castigar es a Rose pues, creo que las relaciones amorosas entre un profesor y una alumna están prohibidas, no?
_ A qué te refieres? – cuestionó el director levantándose de su sillón.
_ A nada – respondió Emma nerviosa por la reacción del hombre.
_Tú, cállate –le ordenó Diana confiada pues el director prácticamente la había invitado a una corta conversación – Debería preguntarle a Johnny para saber a qué me refiero – indicó la muchacha sin que el hombre emitiera palabra alguna para interrumpirla – Solo eso puedo decirle – agregó saliendo de la habitación con una sonrisa triunfal en los labios.
Mientras tanto, Johnny se encontraba en su oficina sentado frente al computador acompañado de los trabajos que las muchachas le acababan de entregar. Un papel enrollado en forma de bola que aterrizó en su cabeza lo arrebató de la concentración…
_ Quién es? – preguntó él girando en la silla sin que escuchara respuesta alguna. Suspiro desconcertado y regresó a sus labores pero en ese mismo instante, otro papel cayó muy cerca de él – Quién está ahí? – cuestionó ya molesto a la vez que se inclinaba hacia la puerta.
_ Adivina – contestó Rose desde fuera. Johnnny rió a la vez que la invitó a pasar – Qué haces?
_ Revisando sus informes – contestó Johnny apartando el teclado para enfocar, en esta ocasión, su concentración en la muchacha que se había sentado frente a él – Sucede algo?
_ Sí – respondió Rose sonriendo – Tengo un problema, doctor.
_ Espero poder ayudarla – dijo Johnny fingiendo seriedad – Qué sucede?
_ Estoy locamente enamorada de mi profesor – susurró Rose mientras se acercaba un tanto a él.
_ Y cuál es el problema? Acaso ese hombre no es el indicado para usted?
_ Debe ser pero es algo pesado, odioso y…qué cree usted que piense de mí?
_ Que estás loca – contestó Johnny rápidamente a la vez que se levantaba de su asiento para seguir los pasos de la muchacha que había hecho lo mismo segundos antes – Rose – dijo él cerrando la puerta de la oficina con llave – Quiero hablar con tu padre. Esto de vernos a escondidas no puede seguir.
_ El jamás aceptará que estemos juntos – interrumpió Rose.
_ Pero debemos intentarlo – continuó él – Hagamos el intento. No quiero continuar con esto. Quiero poder salir a la calle tomado de tu mano sin el temor a que nos vean, comprendes?
_ Claro que te entiendo – respondió Rose rodeándolo con sus brazos para besarlo suavemente.
_ Johnny! – llamó el director desde fuera intentando abrir la puerta – Johnny! – insistió al darse cuenta de que estaba con llave.
_ Siéntate – le susurró Johnny a Rose – Disculpe – se excusó cuando abrió la puerta.
_ Polo – murmuró el director en tono irónico a la vez que observaba la mirada nerviosa de la muchacha – No se supone que deberías estar en clase? Qué estaban haciendo aquí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)