El amigo de mi hermano ~ Capítulo 16

El amigo de mi hermano 
_ Sí – contesté fríamente sin darle mucha importancia.
_ En serio Rose, qué te sucede?
_ Nada – respondí de la misma manera.
_ Bueno – exclamó él en tono cansado y por el reflejo de la ventana pude ver como daba media vuelta para ir a la salida.
_ Cómo puedes besarla y luego preguntarme como si nada hubiera sucedido su estoy bien? – cuestioné volviéndome a él con la voz enérgicamente que afortunadamente se confundía con la música de la sala.
_ El fingir que no sucede nada entre nosotros fue idea tuya – se defendió dirigiéndose hacia mí a la vez que yo me sentaba sobre el borde del lavador para enterrar mi rostro entre mis manos, de esa manera no veía el cinismo dibujado en Johnny.
_ No te aproveches de la situación – repliqué clavando mi mirada en él.
_ Rose, yo no tengo problema alguno en decirle a tu hermano que somos novios – me dijo buscando mi mirada que en esta ocasión estaba sobre el techo para evitar mirarlo – Acaso crees que quise hacer eso? – cuestionó empezando a exaltarse al igual que yo – Pero bueno, está bien – murmuró más calmado agachando la mirada – No estuvo bien, lo sé y discúlpame por eso pero, no tenía otra opción, lo sabes bien.
_ Lo sé – respondí murmurando pues me incomodaba el hecho de reconocer que en parte yo tenía la culpa de lo sucedido al no haber confesado a tiempo que estábamos saliendo juntos – Olvídalo – exclamé a lo que Johnny sonrió sin motivo alguno, por lo menos para mí – Qué sucede?
_ No sé por qué te pones así, sabes que a quien quiero es a ti – respondió acariciando mi rostro pero, acababa de decir que me quería? Sé que no fue un “te amo” pero fue algo cerca de eso, había oído bien? No me estaba confundiendo al sentir el calor de la mano de Johnny al hacer contacto con la piel de mi rostro que parecía rendirse con aquel dulce gesto. Lo sé, me perdí en mis pensamientos y durante todo ese tiempo en que me estuve confirmando a mí misma si había oído bien Johnny no dejó de sonreír. Solo se detuvo cuando se acercó a mí para besarme nuevamente, como lo había hecho la noche anterior en que me tomó por sorpresa, como acostumbraba a hacerlo siempre. Me dejé llevar por aquel prolongado beso rodeando su cuello con mis brazos mientras él rodeaba los suyos en mi cintura rompiendo la corta distancia que separaban a nuestros cuerpos. La cordura se fue desvaneciendo cuando me estremecí al sentir los húmedos labios de Johnny recorriendo mi cuello desnudo, sabía que si no me apartaba en ese mismo instante poco de decencia quedaría y aquella cocina sería el escenario perfecto para dejarnos llevar como dos jóvenes enamorados pero aún así no di indicio alguno por apartarme así como Johnny no parecía querer detenerse. Afortunadamente, para ambos, Silvia llegó en el momento preciso…
_ Rose – dijo abriendo la puerta, a ello nos sobresaltamos y nos separamos violentamente; a pesar de ello Silvia había alcanzado a vernos – Perdón, no sabía que ustedes estaban…que estaban aquí – se disculpó nerviosa.
_ Es un secreto – le dijo Johnny antes de que ella cerrara la puerta del todo. Silvia asintió y se marchó, dejándonos una vez mas a solas o por lo menos eso creímos pues escuchamos murmullos en el pasillo. Ambos nos miramos extrañados y curiosos salimos a ver, era Silvia que le estaba contando lo sucedido a Anna – Sí que sabes lo que es un secreto – dijo Johnny en forma burlona.
_ Lo siento – se excusó una vez mas – Pero, cómo puedo quedarme callada? Tenía que contarle a Anna y, Rose lo siento, no sabía que ustedes salían – continuaban las disculpas y para calmar la angustia en ella atiné a posar mi mano sobre su hombro a la vez que sonreía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer...

Gracias por leer...
Gracias a todas las que toman su tiempo y leen estas historias, de todo corazón. Y a las que colaboran para que este blog siga a flote. Por favor, deja un comentario :)